El fiscal definió los roles de cada uno de los militares por la muerte de Chirino

Comparte esta noticia

Nueve militares fueron imputados por los delitos de homicidio simple y abuso de autoridad. Además, se ordenó exhumar el cadáver para una segunda autopsia.

En su acusación, el fiscal Fabián Martínez estableció el rol de cada uno de los nueves militares imputados por la muerte de Matías Ezequiel Chirino, el joven subteniente cordobés del Ejército Argentino que perdió la vida tras participar de una “fiesta de iniciación” en un cuartel de Paso de los Libres.

En la causa fueron imputados por el juez federal de Gustavo Fresneda, los capitanes Claudio Luna, Rubén Darío Ruiz y Hugo Reclus Martínez Tárraga, el teniente primero Darío Martínez, los tenientes Exequiel Aguilar y Franco Grupico, y los subtenientes Facundo Acosta, Gerardo Bautista y Claudia Cayata.

En el expediente, el representante del Ministerio Público Fiscal describió que el subteniente Acosta instruyó a Chirino para que llegara a la unidad del Grupo de Artillería Nº 3 de Paso de los Libres el 18 de junio pasado, cuando en realidad se debía presentar dos días después, para celebrar lo que denominaron una “bienvenida, bautismo y/o ritual de iniciación”. Además de Matías, al festejo fueron convocados los también novatos Rufino Ezequiel Meza y Jorge Manuel Chaile. Ellos también fueron obligados a consumir bebidas alcohólicas y sufrieron maltratos. De hecho, la acusación por abuso de autoridad es por lo que le ocasionaron a los dos compañeros de Chirino.

Acosta le indicó al joven y sus compañeros que debían invitar una cena. “Lo maltrató al ordenarle que ingiriera bebidas alcohólicas y que se sumergieran a la pileta con agua sucia y a baja temperatura, para finalmente cuando perdió el conocimiento, dejarlo en un colchón colocado sobre el suelo de la habitación, destapado y sin ningún medio de calefacción”, aseguró el fiscal.

Después, Martínez se refirió al subteniente Bautista, quien se aprovechó de su autoridad superior para maltratar a Chirino y le ordenó que consumiera alcohol.

En ese sentido, sostuvo que cuando perdió el conocimiento, también fue cómplice de dejarlo tirado en un colchón, “mientras se hallaba de oficial de servicio donde, además de dar órdenes arbitrarias, no se opuso a los maltratos que le dispensaron los demás oficiales”.

En tercer lugar señaló a la subteniente Cayata por no haberse opuesto a los maltratos que le ocasionaron los demás oficiales al joven de 22 años. También ella sabía que lo habían dejado tirado en una habitación fría. Continuó en su relato con el teniente Grupico, “a quien también acusó de no haberse opuesto a los maltratos que le dispensaron los demás oficiales”. Sobre él, el fiscal indicó que fue quien impartió la orden para que se cocinaran fideos hervidos, para luego obligar a Matías a que los comiera con la mano, mientras el resto disfrutaba de un asado y una picada.

El teniente Aguilar también se aprovechó de su autoridad y maltrató al joven y sus compañeros.

Le exigió a Chirino que tomara alcohol y que le comprara cigarrillos. Finalmente lo dejó, cuando perdió el conocimiento, abandonado en el colchón donde perdería la vida, precisó Infobae.

En cuanto al teniente primero Martínez, también fue acusado de maltratos, de ordenarle que comprara más tragos y cigarrillos y de que tomara sin parar. También instó al joven a que se arrojara a la pileta y le exigió que hiciera flexiones y corriera alrededor de la pileta cuando se equivocaba en los cantos militares. También lo dejó tirado sobre el colchón.

Sobre el capitán Luna, además de aprovecharse de su autoridad, fue quien habría creado el grupo de WhatsApp donde se gestó y organizó el evento.

Allí “se impartieron las órdenes arbitrarias, como así también maltrató a Chirino ordenándole que ingiriera bebidas alcohólicas, máxime cuando durante el evento habría expresado que se iban a desquitar con Chirino porque había tomado menos”, sostuvo el fiscal. También ordenó que dejaran los teléfonos sobre la mesa de los oficiales, con el argumento de que los subtenientes supuestamente “cuentan todo”.

Respecto al capitán Martínez Tárraga, aseguró que le habría ordenado que fuera a comprar otras bebidas al referirle que “habían comprado una bebida de ‘negro’” y que “ni cuando era pobre tomaba esa clase de marca”. Al igual que el resto, supo que al joven lo abandonaran sobre un colchón, destapado y sin ningún medio de calefacción.

Finalmente está la acusación contra el capitán Ruiz, que impartió la orden de que Chirino consumiera más bebidas alcohólicas.

Fue él quien le ordenó beber whisky mientras comía fideos con la mano. De acuerdo con el expediente, sabían que Chirino no estaba acostumbrado a tomar esa bebida alcohólica

Deja tu comentario

Comparte esta noticia